Pesadilla calmada

Súbito despertar en sobresalto nocturno,

de pesadilla previa vagos recuerdos,

Aturdido y lleno de temores ocultos

trato de sentir mi cuerpo,

en acto reflejo giro mis ojos,

instintivamente busco su encuentro,

mi mano tropieza y agarro su pecho

siento que llego a puerto

continúo el amarre

animado con tan feliz suceso,

recojo la vela

y lanzo mi ancla a su suelo

 

Placentera calma

es lo que siento

desplegar la escala

lo único que pienso

como un fogonazo

que felizmente recibo

logro desplegar completamente

mis ojos, a pleno abiertos

 

Descubro lo que quería

su cara, calma durmiente,

su respirar, bendita sincronía,

sus piernas en curva,

angular armonía

pese a ser conocido lo que veo,

tentado estoy de culminar mi tropelía,

y despertar tal belleza

poniendo fin a mi agonía.

 

Pero la calma ha vuelto,

por el calor recibido

de su yacente cuerpo.

Se transforma mi desasosiego

en plácido sueño.

Reabro la puerta de la noche

transito de nuevo

al interior de mi mente,

vacío temores internos,

la paz inunda mi alma

mientras me duermo.